lunes, 22 de octubre de 2012

LANZAROTE (Canarias)


He tenido la suerte de visitar Lanzarote en varias ocasiones y siempre me ha causado fascinación. Por sus espectaculares paisajes enmarcados en el Parque Nacional de Timanfaya y por la limpieza de la isla. Es difícil ver un simple papel o bolsa de plástico incluso en el campo. Un ejemplo de ciudadanía que debían de seguir todos. Cuidando su entorno... su casa.

Es una isla que se puede recorrer prácticamente entera en una jornada. Sin embargo merece la pena dedicarle tiempo para sacarle el máximo partido y disfrutar de sus endemismos.

Hubara canaria (Chlamydotis undulata fuerteventurae)

Bisbita caminero (Anthus berthelotii)

Vencejo unicolor (Apus unicolor)

Tórtola senegalesa (Streptopelia senegalensis)

La indistinguible de la Turca... la Tórtola rosigris (Streptopelia roseogrisea) sólo su reclamo la delata.


Corredor (Cursorius cursor)

Al Gorrión moruno (Passer hispaniolensis) se nos hace raro verle tan “urbanita”

En la Peñas de Famara tenemos a uno de los dos endemismos de lacertidos de Lanzarote. En este caso una hembra adulta de Lagarto atlántico (Gallotia atlantica)... antes Lagarto de Haria.

En los Jameos del Agua, podemos ver al símbolo de la isla. Un pequeño Cangrejo ciego (Munidopsis polymorpha) en grave peligro de extinción. La insensatez de los mismos turistas que visitan y admiran esa maravilla natural moldeada por Cesar Manrique, que en un acto de auténticos “gilipollas” lanzan la monedita al agua como si de la Fontana di Trevi se tratara. El metal de esas monedas es veneno para estos pequeños seres y mueren sin remedio... y mirar que avisan con todo tipo de carteles... pero algunos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario